Skip to content
IMPOTENCIA
Publicado por Ángel Luis López Villaverde 
el 15 de diciembre de 2023
Juan Ignacio de Mesa

Por Ángel Luis López Villaverde

Publicado en El DIAdigital.es el 12 de diciembre de 2023

Corría el otoño del año 2000. Iniciaba mi segundo curso como docente a tiempo completo, tras pedir la excedencia como bibliotecario. Cumplía el sueño de ser profesor universitario. Estaba tan ilusionado como preocupado por el paso que había dado, pues, como Asociado, mi nómina había menguado notablemente. Pero era mi decisión. Y necesitaba engrosar mi currículum para consolidar mi futuro profesional. Mis publicaciones se limitaban entonces a un par de libros como autor y otros tantos como coordinador, además de alrededor de una decena de colaboraciones de más o menos impacto, entre capítulos de libros y artículos de revista. Un colega del campus, con el que compartía despacho, aunque era de otro departamento, me ofreció introducir contexto histórico para su seminario sobre minorías religiosas en España, dedicado a los judíos. Le agradecí el ofrecimiento y quedamos en que hablaría de los orígenes y evolución del conflicto palestino-israelí. Quería aprovechar la oportunidad para ampliar méritos. Duró poco la ilusión. Pocos días después, el organizador me pidió disculpas por borrarme del elenco de intervinientes. El programa contemplaba que el embajador israelí en España daría la charla introductoria. Y este había vetado la mía. Ni me conocía ni podía haber leído nada mío que le incomodara, pues no había escrito nada al respecto. En esos momentos, sentí impotencia. Mucha impotencia.

Pongamos marco temporal. Se acababa de enterrar el proceso de paz iniciado con los acuerdos de Oslo en 1993. Uno de sus firmantes, el ex primer ministro israelí Isaac Rabin, había sido asesinado en 1995. El otro, Yasir Arafat, presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), iba a iniciar su arresto domiciliario en Ramallah, que se prolongaría hasta su muerte, en 2004, probablemente envenenado. Los antiguos enemigos, cuyo gesto les valió el Nobel en 1994, pagaron con su vida su apuesta de paz por territorios. Mientras, con el cambio de siglo y de milenio, crecía el protagonismo de los “halcones” israelíes y de las milicias islamistas palestinas, opuestos a la negociación. Hamás, la milicia mimada por los servicios secretos israelíes para debilitar a la OLP de Arafat durante la primera intifada (1987-1993), iría creciendo en los años siguientes, por su oposición a los acuerdos de paz, y se fortaleció durante la segunda intifada (2000-2005), hasta convertirse en el peor enemigo del estado hebreo. El resultado lo estamos viendo. Una debilitada ANP, que apenas controla parcialmente Cisjordania, y un enfrentamiento entre un grupo terrorista que quiere borrar del mapa a Israel y el ejército más potente de la zona, que, en su intento de vengar los atentados sufridos en octubre –saldados con el asesinato de mil cuatrocientos ciudadanos israelíes y dos centenares de secuestrados— está provocando una masacre de civiles en la franja. Se han reportado más de dieciocho mil gazatíes muertos; el setenta por cien de los cuales son, al parecer, mujeres o niños. Una tragedia, que se suma a otras anteriores, y que nos pone ante una paradoja: los líderes que anteponen la paz a la violencia son señalados como traidores y acaban sucumbiendo ante los fanáticos. El mismo destino que los firmantes de Oslo había sufrido anteriormente el presidente egipcio Anwar el-Sadat, asesinado en 1981, tres años después de los acuerdos de Camp David, también con mediación norteamericana, que había puesto fin al contencioso entre Egipto e Israel.

El seminario comentado se desarrolló en febrero de 2001. El embajador israelí acudió al campus rodeado de guardaespaldas. Entendí por qué fui vetado. Quería imponer su relato victimista. El pueblo israelí, asediado por los vecinos países árabes desde su nacimiento, necesitaba defenderse para subsistir. En su interpretación, no había tal “conflicto”, sino una agresión árabe continuada. La propaganda sionista no admite matices. Habló de las guerras “de liberación” (1948-1949), de los “Seis Días” (1967) y del Yom Kippur (1973). Para que no peligrara su narrativa se saltó la guerra del Sinaí o “crisis de Suez” (1956). Al terminar, abandonó el salón de actos rodeado de su nutrido servicio de seguridad. En el fondo, sentí cierto alivio, por no haberme visto escrutado en esas condiciones. Aprovechando que mi clase empezaba a continuación, expliqué a mis alumnos las lagunas que había mostrado el embajador y les insistí en las diferencias entre judaísmo, sionismo y semitismo, para evitar las habituales confusiones entre antisemitismo y antisionismo. Les planteé también una reflexión personal: que, a esas alturas, los palestinos no hubieran puesto tantos reparos a una división en dos estados que, en su momento, vieron como un trágala de la ONU. Si el diplomático me hubiera dado la oportunidad de explicarme, es probable que el debate hubiera ganado.

Han pasado veintitrés años y la situación ha empeorado notablemente. Fue la primera (y única) vez que fui vetado en un acto público. El problema no era yo, sino mi oficio. Mi censor era una autoridad extranjera, ajena al mundo universitario, y lo hacía en mi propia “casa”. Asumí la situación sin protestar ante el Rectorado. No sé si por cobardía o por prudencia. Las actas se publicaron al año siguiente. Otros colegas hablaron de temas apasionantes, pero menos controvertidos que el “conflicto” palestino-israelí: la cultura y la religión judía, Sefarad, la diáspora o las relaciones hispano-israelíes. Recordemos la máxima de que “lo que no se nombra, no existe”.

He vuelto a sentir aquella impotencia recientemente, por otros motivos, naturalmente, tras escuchar al ministro de asuntos exteriores israelí acusar a nuestro presidente de gobierno de alinearse con el terrorismo y denunciar al secretario general de la ONU de poner en peligro la paz mundial. Ambos habían condenado, como procede, los atentados terroristas de Hamás, pero advirtiendo de que no es tolerable la matanza indiscriminada de civiles y que había que parar esa sangría. Nada más y nada menos.

También la Comunidad Internacional ha asistido impotente al veto ejercido por los Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas, en su afán de evitar que prosperara el artículo 99 de la Carta fundacional, que hubiera forzado un alto el fuego humanitario en la franja de Gaza. Tras la tregua, Israel está intensificando unos ataques contra más de dos millones de potenciales víctimas, que ya no disponen de lugar seguro donde refugiarse. Asistimos a un drama colectivo de enorme calado. Podría aplicarse hoy al ejército israelí la frase atribuida a Miguel de Unamuno en su choque dialéctico con el fundador de la Legión en el paraninfo de la universidad de Salamanca, en octubre de 1936, cuando le recordó que los militares sublevados disponían de la fuerza bruta para imponerse, pero que vencer no significaba convencer. La cuestión es cuánto sufrimiento queda por soportar en la cuna de nuestra civilización, origen de las “religiones del libro” y escenario de una barbarie que parece no tener fin. Quedan pocos motivos para el optimismo, tras tanta sangre derramada y tanto odio acumulado desde 1948. Pero no puede agotarse la esperanza. Ya lo dijo Mahatma Gandhi, otra víctima de la intolerancia y el fanatismo en su India natal: “no hay camino para la paz, la paz es el camino”.

Entradas Recientes

La Academia de Ciencias Sociales premia a Freixes y López Guerra

19 de julio de 2024

El progreso social en la Unión Europea, España y Castilla-La Mancha

11 de junio de 2024

El centro de la UCLM donde se mima y estudia el patrimonio musical

24 de mayo de 2024

Expertos del sector y políticos debaten en la UCLM sobre la importancia de Europa en el campo

23 de mayo de 2024

EXPOSICIÓN “INSTANTES DECISIVOS”, DE LA COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS DEL ACADÉMICO JULIÁN CASTILLA

22 de mayo de 2024

Los soñadores de la Justicia

14 de mayo de 2024

Una tregua de paz para la Olimpiada de París

24 de abril de 2024

Pastor presenta su ‘Música a ciegas’ en Ciudad Real

17 de abril de 2024

Publicaciones: 40 años de legislación en Castilla- La Mancha

17 de abril de 2024

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

IMPOTENCIA

Los datos de carácter personal obtenidos a través del sitio web www.uclm.es serán tratados conforme al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y al Código de Conducta de Protección de Datos de Carácter Personal de la Universidad de Castilla-La Mancha. Asimismo, se adoptan las medidas de índole técnica y organizativa necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.

 

Responsable del tratamiento

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), CIF Q1368009E, en el ámbito de sus competencias, presta el servicio público de la educación superior, mediante la docencia y el estudio, la investigación, la transferencia de conocimiento a la sociedad, la difusión de la cultura y la extensión universitaria.

Para la consecución de estos fines, se necesita obtener de los interesados datos de carácter personal y tratarlos de forma confidencial, quedando incorporados a la actividad de tratamiento de la UCLM que en cada caso corresponda.

Los interesados pueden consultar la relación actualizada de las actividades de tratamiento que la UCLM realiza.

 

Delegado de protección de datos

La UCLM ha nombrado a un delegado para la protección de los datos personales, quien, además de asesorar al responsable del tratamiento, supervisar el cumplimiento de la normativa reguladora de esta materia y ser el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, tiene la función de facilitar a los interesados el ejercicio de los derechos que les asisten. Sus datos de contacto son:

Universidad de Castilla-La Mancha

Campus de Albacete

Plaza de la Universidad nº 2, 02071-Albacete

Correo electrónico: proteccion.datos@uclm.es

 

Finalidad de los tratamientos

La finalidad de los tratamientos de datos personales que realiza la UCLM se pueden consultar en el registro de actividades de tratamiento.

 

Base jurídica de los tratamientos

La UCLM tratará los datos personales para la prestación del servicio público de la educación superior, para la prestación de otros servicios relacionados con este fin y para el cumplimiento de obligaciones legales. Asimismo, podrá tratar datos cuya finalidad requiera el consentimiento informado del interesado, quien habrá de prestarlo mediante una clara acción afirmativa.

Se puede consultar la base jurídica de los tratamientos que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Conservación de los datos personales

Los datos personales que trata la UCLM se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que fueron obtenidos, pudiéndose conservar también para la resolución de las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de su tratamiento y con fines de archivo administrativo.

Se puede consultar el plazo de conservación de los datos personales en el registro de actividades de tratamiento.

 

Comunicación de los datos personales

Como regla general, los datos personales no se comunicarán a terceros sin el previo consentimiento de los interesados, salvo que exista una obligación legal y en los supuestos regulados en el artículo 13 del Código de conducta de protección de datos personales en la Universidad de CastillaLa Mancha.

Se puede consultar las comunicaciones de datos personales que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Procedencia de los datos

Salvo excepciones, los datos personales son facilitados por los propios interesados o sus representantes.

Se puede consultar la procedencia de datos personales que trata la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Derechos de los interesados

Los interesados pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y limitación al tratamiento, y a la portabilidad de sus datos personales, a la oposición a su tratamiento y, en su caso, a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, dirigiendo un escrito al Delegado de Protección de Datos de la UCLM, a la dirección de contacto arriba indicada, acompañando una copia del DNI o documento equivalente que acredite su identidad.

Asimismo, los intersados tienen derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su dirección postal en la calle Jorge Juan nº 6, 28001-Madrid, o a través del siguiente enlace a su sede electrónica.

Suscripción a nuestro boletín

Rellena este formulario para recibir nuestras noticias directamente en tu email.