Skip to content
Memoria
Publicado por Diego Peris 
el 21 de septiembre de 2023
Lanza

Por Diego Peris

Publicado en el diario Lanza el 10 de septiembre de 2023

La muerte sigue siendo esa realidad que rompe el ritmo de nuestras vidas, que nos llega de forma impetuosa y nos hace cuestionar todo aquello que consideramos importante en nuestra vida cotidiana. Un acontecimiento que no somos capaces de explicar, ni entender, ni asumir cuando nos atañe de cerca, cuando se refiere a alguien que conocemos, que sabemos lleno de vitalidad y de proyectos.

Vencer la muerte

La muerte del héroe es uno de los hilos que tejen la trama de la obra de Homero. La Ilíada abunda en escenas en las que los héroes mueren unos a manos de otros. Y son conscientes de que vencer la muerte, es vivir en la memoria. La única posibilidad de superarla es lograr que ese hecho individual se integre en el espacio colectivo de la fama, de la memoria de los hombres. Y por ello su gran lucha es la de ser recordados, permanecer en la memoria de la comunidad.
Pero para ello hay que haber sido capaz de realizar la vida con la dignidad necesaria, haberse comprometido con la acción de su trabajo, en la construcción de la comunidad, en la ejecución de proyectos que mejoran la vida colectiva. Porque en esa tarea es en la que será recordado y por ello se mantendrá su memoria. La victoria sobre la muerte se construye en la vida, en cada proyecto y en cada compromiso común. Esa es nuestra parte de lucha para vencerla, construir la vida con dignidad y alegría.

Dejar la memoria de las cosas

Cuando Alina habla con su abuelo en el cuento de Martín Gaite y pregunta `cómo era su abuela, le responden: Brava, hija, valiente como un hombre. Tenía cáncer y nadie lo supo. Se reía. Y además murió tranquila. Claro porque yo me quedaba con lo de ella ¿me entiendes? – con los recuerdos de ella -quiero decir-. Que para alguien no se habían vuelto todavía inservibles. Lo mío es distinto, porque yo la llave de mis cosas, de mi memoria, ¿a quién se la dejo?
Hay proyectos que deben continuarse que son esa memoria que nos dejan los que ya no viven con nosotros y que sabemos que son parte de lo que han comenzado a realizar. Y en ese saber que se continuarán se sabe que se deja la memoria para que otros la mantengan, la completen, sabiendo que tiene su origen y su inicio en aquel que ya ha muerto. Los primeros testigos son los más próximos aquellos que han vivido de cerca las experiencias de cada día, sobre todo de su vida personal, aunque también su vida profesional cuando tiene una dimensión pública. Ese saber recoger la memoria de los que nos han precedido es una buena forma de mantenerlos vivos.

La Memoria y la Muerte

Panero escribía en 2010 con una especial tristeza su libro de poemas: La Memoria y la muerte. Días sin huella: He visto el mar por la mañana/retorcerse y saltar/-verde negro y espumas en el viento-/bajo las primeras lluvias de noviembre./En el silencio de mi casa/escucho el crepitar del fuego,/ miro ceniza y brasa, danza de llamas./ Sobre la chimenea, algunos libros/ recuerdan otros tiempos, adornos/ que disimulan una pasión perdida./ Ni grandeza ni miseria ni escogidas palabras,/ solo entre paredes blancas,/ fantasma solo en este pueblo de fantasmas./ Naturaleza, otoño y nada me acompañan/ mientras el frío se pega en los cristales,/ deja un vaho helado en las ventanas./ El día sigue su transcurrir inútil/ y sereno y se pierde en la noche./ Nadie me acerca, ninguna sombra, a mi vida,/tampoco estoy escribiendo mi epitafio,/hablo con dolor resignado sobre días sin huella.
Una sensación de tristeza y desamparo que no podemos dejar de tener, de vivir cuando alguien muere. La Memoria no es ni sensación ni noción, sino una forma de ser, una pasión o afección de ellas, cuando ha pasado el tiempo. No hay memoria en el ahora, sino que de lo presente hay sensación, de lo porvenir hay esperanza, de lo pasado memoria. Por ello, toda memoria es tiempo y, en consecuencia, sólo, entre los animales, aquellos que sienten el tiempo son los que tienen memoria y pueden recordar. Sentir el tiempo, tener noción del tiempo es el especial privilegio de los seres humanos dice Emilio Lledó. La muerte nos interpela sobre el tiempo, sobre el trascurrir de nuestras vidas y el de las personas que conocemos y apreciamos especialmente.

La muerte y la vida que continúa

Julian Barnes escribía su libro después de la muerte de su esposa. Un texto extraño con tres capítulos diferentes sobre globos aerostáticos, amores y la tercera parte una reflexión sobre la muerte de su esposa. Un conjunto de pensamientos que se plantea en medio de su tristeza y de su deseo de acabar con todo, abatido por la pérdida de la persona que amaba. Sólo en la música va encontrando, poco a poco, el consuelo de un sentimiento nuevo, descubierto en la paz y el equilibrio de escuchar.
Y en un momento se hace una extraña reflexión sobre si continuar viviendo cuando su esposa ha muerto tiene sentido. Y acaba diciendo: Me tomó un tiempo, pero recuerdo el momento, o más bien el argumento que llegó de pronto, cuando yo pensaba en quitarme la vida. Fui consciente de que, si ella estaba viva, lo estaba en mi memoria. Naturalmente permanecía poderosamente en la memoria de otras personas, pero yo, su marido, era el principal responsable de su recuerdo. Si estaba en alguna parte, estaba dentro de mí.  Y después de estas reflexiones se pregunta ¿Cómo puedo yo vivir ahora? Debo vivir como ella hubiera querido que lo hiciera. Una curiosa llamada a la vida de los que permanecen con la voluntad de mantener su memoria y con la voluntad de conservar la fuerza y la alegría que ella tenía.

Lo que sobrevivirá es el amor

La muerte de una persona cercana, joven, llena de vitalidad y de proyectos como Conchi nos interpela sobre muchas de nuestras ideas y actitudes. Y es el momento en que muchos reconocen los valores de su actividad profesional y personal. Es importante ese reconocimiento que desde muchos ámbitos de la sociedad se hace de su buen trabajo y sobre todo de su alegría vital. Una impresión que afecta a muchos desde diferentes vivencias personales, desde perspectivas y relaciones diferentes, pero que evidencia la fuerza de su carácter, de su personalidad y la de una vitalidad desbordante que sirve de ejemplo y referencia. Es buena, o mejor es esencial, la presencia de personas amables, comprometidas y que desarrollen su actividad con alegría.
El arquitecto y poeta Joan Margarit escribe, saltándose las normas dice, un libro de poemas sobre la muerte de su hija a la que ha estado íntimamente unido. Un conjunto de poemas de una tristeza profunda por la pérdida de alguien cercano con quien ha vivido unido largos años con la esperanza de superar la enfermedad. Y lo introduce con la cita de Philip Larkin, bibliotecario y poeta que escribe, dicen sus críticos, con una exactitud melancólica y muy inglesa para tratar las emociones, los lugares y las relaciones
“Lo que sobrevivirá de nosotras es el amor” dice  Larkin.

Entradas Recientes

La Academia de Ciencias Sociales premia a Freixes y López Guerra

19 de julio de 2024

El progreso social en la Unión Europea, España y Castilla-La Mancha

11 de junio de 2024

El centro de la UCLM donde se mima y estudia el patrimonio musical

24 de mayo de 2024

Expertos del sector y políticos debaten en la UCLM sobre la importancia de Europa en el campo

23 de mayo de 2024

EXPOSICIÓN “INSTANTES DECISIVOS”, DE LA COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS DEL ACADÉMICO JULIÁN CASTILLA

22 de mayo de 2024

Los soñadores de la Justicia

14 de mayo de 2024

Una tregua de paz para la Olimpiada de París

24 de abril de 2024

Pastor presenta su ‘Música a ciegas’ en Ciudad Real

17 de abril de 2024

Publicaciones: 40 años de legislación en Castilla- La Mancha

17 de abril de 2024

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Memoria

Los datos de carácter personal obtenidos a través del sitio web www.uclm.es serán tratados conforme al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y al Código de Conducta de Protección de Datos de Carácter Personal de la Universidad de Castilla-La Mancha. Asimismo, se adoptan las medidas de índole técnica y organizativa necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.

 

Responsable del tratamiento

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), CIF Q1368009E, en el ámbito de sus competencias, presta el servicio público de la educación superior, mediante la docencia y el estudio, la investigación, la transferencia de conocimiento a la sociedad, la difusión de la cultura y la extensión universitaria.

Para la consecución de estos fines, se necesita obtener de los interesados datos de carácter personal y tratarlos de forma confidencial, quedando incorporados a la actividad de tratamiento de la UCLM que en cada caso corresponda.

Los interesados pueden consultar la relación actualizada de las actividades de tratamiento que la UCLM realiza.

 

Delegado de protección de datos

La UCLM ha nombrado a un delegado para la protección de los datos personales, quien, además de asesorar al responsable del tratamiento, supervisar el cumplimiento de la normativa reguladora de esta materia y ser el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, tiene la función de facilitar a los interesados el ejercicio de los derechos que les asisten. Sus datos de contacto son:

Universidad de Castilla-La Mancha

Campus de Albacete

Plaza de la Universidad nº 2, 02071-Albacete

Correo electrónico: proteccion.datos@uclm.es

 

Finalidad de los tratamientos

La finalidad de los tratamientos de datos personales que realiza la UCLM se pueden consultar en el registro de actividades de tratamiento.

 

Base jurídica de los tratamientos

La UCLM tratará los datos personales para la prestación del servicio público de la educación superior, para la prestación de otros servicios relacionados con este fin y para el cumplimiento de obligaciones legales. Asimismo, podrá tratar datos cuya finalidad requiera el consentimiento informado del interesado, quien habrá de prestarlo mediante una clara acción afirmativa.

Se puede consultar la base jurídica de los tratamientos que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Conservación de los datos personales

Los datos personales que trata la UCLM se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que fueron obtenidos, pudiéndose conservar también para la resolución de las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de su tratamiento y con fines de archivo administrativo.

Se puede consultar el plazo de conservación de los datos personales en el registro de actividades de tratamiento.

 

Comunicación de los datos personales

Como regla general, los datos personales no se comunicarán a terceros sin el previo consentimiento de los interesados, salvo que exista una obligación legal y en los supuestos regulados en el artículo 13 del Código de conducta de protección de datos personales en la Universidad de CastillaLa Mancha.

Se puede consultar las comunicaciones de datos personales que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Procedencia de los datos

Salvo excepciones, los datos personales son facilitados por los propios interesados o sus representantes.

Se puede consultar la procedencia de datos personales que trata la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Derechos de los interesados

Los interesados pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y limitación al tratamiento, y a la portabilidad de sus datos personales, a la oposición a su tratamiento y, en su caso, a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, dirigiendo un escrito al Delegado de Protección de Datos de la UCLM, a la dirección de contacto arriba indicada, acompañando una copia del DNI o documento equivalente que acredite su identidad.

Asimismo, los intersados tienen derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su dirección postal en la calle Jorge Juan nº 6, 28001-Madrid, o a través del siguiente enlace a su sede electrónica.

Suscripción a nuestro boletín

Rellena este formulario para recibir nuestras noticias directamente en tu email.