Skip to content
Vía Sacra Matritensis
Publicado por Antonio Marco 
el 9 de junio de 2022
Víctor Corral

Publicado el 7 de junio de 2022 en El Decano de Guadalajara

Por Antonio Marco. Fotografía del encabezamiento por Víctor Corral.

Hace escasos días asistíamos eufóricos los madridistas y no madridistas, vía telemática unos, presencialmente en París los menos, al triunfo de una de nuestras “escuadras, legiones, equipos”, en el difícil campo europeo de competiciones balompédicas: nuestro reiteradamente victorioso Real Madrid doblegaba con un soberbio golazo a la legión contraria, procedente de la siempre “blanca y rubia, a veces pérfida, Albión”, el Liverpool Football Club. Millones de madridistas vivieron con emoción el encuentro, también millones de liverpulienses, si ese es el gentilicio de los forofos del Liverpool.  Las crónicas propagandísticas hablan de ciento noventa millones de posibles espectadores (190.000.000) en todo el mundo, convertido en este caso en estadio global.

Si el partido en sí fue tenso y emocionante, lo que realmente me impresionó fue el regreso y recibimiento a la vuelta de la “legión, escuadra, equipo” a la madre patria: muchos miles de espectadores esperaban exultantes en el campamento propio, en el estadio Santiago Bernabeu, y más millares se alineaban a lo largo del mítico recorrido de la “via triumphalis, via sacra matritensis”, que condujo a los vencedores desde el templo sagrado de la Virgen de la Almudena, patrona de la ciudad de Madrid, a la plaza y fuente de la antiquísima diosa oriental y mediterránea Cibeles, majestuosa en su carro tirado por leones, pasando antes por el palacio cívico regional de Puerta del Sol, a cuyos pies se encuentra el kilómetro áureo 0 (cero), origen de todas las vías nacionales que parten como flechas a todos los extremos de la península, a semejanza del antiquísimo “milliarium aureum” de Roma del que partían todas las vías romanas hasta perderse en los confines del grandioso Imperio Romano (todos los caminos conducen a Roma,) deteniéndose también en el no menos grandioso palacio del “municipium matritense”, el ayuntamiento de la villa existente al menos desde la Edad Media, para finalizar el desfile triunfal en el campamento y sede estable del Santiago Bernabéu.

Este grandioso desfile y espectáculo sólo tiene parangón y semejanza con la famosa ceremonia del “triunfo” romano, con la que se premiaba la acción victoriosa extraordinaria del imperator o general, que con sus esforzados, aguerridos y bien entrenados soldados, los legionarios, había machacado al adversario con una victoria contundente. En la ceremonia, el general, ataviado casi como un dios, ascendía por la “via sacra romana” a través del grandioso Foro a la colina capitolina para ofrecer su victoria a Júpiter, supremo dios romano, sedente en su grandioso templo.

Pasados muchos siglos, la escuadra matritense balompédica ofrece también su triunfo obtenido agónicamente frente a los bárbaros extranjeros a los superiores seres divinos, que ahora son dos, porque junto a la cristiana Virgen de la Almudena, acompañada por el vistoso y hierático cortejo de sus ministros, sacerdotes y obispos, es necesario ofrecer la copa a la antiquísima diosa oriental, procedente de Frigia, Cibeles, la diosa madre de la naturaleza, la dea mater, asentada en Roma y en su imperio.

Alguna semejanza encuentro también con la procesión de las “Panateneas”, famosa en todo el mundo helénico antiguo, en la que también a lo largo de la “via sacra atheniensis”, la vía Panatenaica, un cortejo de jóvenes muchachas en procesión ofrecían un  Peplum o manto a la diosa Atenea Parthenos (virgen significa la palabra), que habitaba el grandioso templo del Parthenon, del que tan solo queda parte del esqueleto en la Acrópolis de Atenas y numerosos frisos en el Museo Británico de Londres, fruto de la labor rapiñadora del inglés Lord Elgin. En la ocasión del desfile madrileño, lo que ofrecen los futbolistas a la diosa Cibeles es una bufanda o paño con los colores del equipo, que coloca el capitán sobre su cabeza y hombros.

Confieso que no solo el triunfo de los compatriotas sino la subsistencia y persistencia de tantos elementos antiguos me levantó un tanto la moral propia, alicaída por la devastadora decisión ministerial y parlamentaria de reducir la cultura clásica y el latín a la mínima dimensión  en los estudios de nuestros jóvenes estudiantes de Secundaria y Bachillerato.

Pensé con resignación que se podrá dificultar el estudio del Latín en Secundaria o Bachillerato, pero será imposible erradicar la forma evolucionada de la lengua de los romanos, que en nuestra patria se llama español o castellano; otra variante de la lengua de los romanos en nuestra península es el catalán y  por muchos elementos diferenciales que los más nacionalistas intenten encontrar, todos nuestros antepasados hablaron latín y todos nosotros lo seguimos hablando. Se podrá eliminar  la “cultura y civilización clásica”  de los planes de estudio, pero no se podrá erradicar de nuestra esencia porque esa cultura y forma de vida es la nuestra. Por eso seguimos ahora, entre otras muchas cosas, celebrando los triunfos y recorriendo las “vías sagradas” en procesión multitudinaria para ofrecer nuestros triunfos a las divinidades.

Por cierto que el trofeo que reciben los vencedores es lo que el vulgo y las federaciones del deporte llaman “copa” y que en realidad no es por su forma y dimensiones sino una “crátera” griega clásica, vaso de grandes dimensiones que utilizaban los antiguos para mezclar el vino con el agua en la mejor proporción para consumir en el banquete.

No deja de ser una curiosa coincidencia también que el tribuno o capitán de la escuadra madridista se llame Marcelo, nombre de una de las más importantes familias romanas antiguas. Lo que ya no puede ser una mera coincidencia sino algo decidido y querido  por los dioses, los de antes y los de ahora, es que el autor del pelotazo, del gol, se llame Viniciussic, así, con su propia terminación latina de la 2ª declinación. ¿Quién de nuestra generación no recuerda  a Marcus Vinicius, personaje principal de la novela Quo vadis, que convertida en película de éxito nos es ofrecida puntualmente todas las Semanas Santas? Por cierto que tanto Marcelo como Vinicius son latinos, hispanolatinos y también Ancelloti, el entrenador, el mister del Real Madrid, es latino o romano por derecho de nacimiento, ya que nació en Reggiolo,municipio italiano de la provincia de Reggio Emilia, en la región de Emilia-Romaña.

No obstante, en todo este complejo asunto hay dos cuestiones que me siguen inquietando intelectualmente: ¿Cómo es posible que después de dos mil años de dominio general y absoluto del Cristianismo como religión de Occidente, masas multitudinarias de ciudadanos enfervorecidos acompañan a los héroes victoriosos a los pies de la Virgen de la Almudena y a los pies de la diosa pagana Cibeles, señora de la naturaleza, dea mater, sentada en su carro tirado por leones? Se podrá banalizar considerando que La Cibeles es un mero punto de encuentro, como en otras ocasiones es Neptuno, unos pocos metros más al sur. Cierto, así es. Pero ¿cómo y por qué perviven estos y otros muchos elementos religiosos paganos en nuestra forma de vida actual?

La segunda cuestión realmente compleja, no resuelta por numerosas escuelas, autores y estudios de sociología y de psicología social, es: ¿cómo es posible que tantos miles de seres individuales y únicos se agrupen en multitudinarias masas fanáticas de seguidores, perdiendo sin reflexión su identidad individual e identificándose con el conjunto poco definido, mediante la fuerza aglutinante de elementos  de una asombrosa simplicidad, tales como colores primarios, camisetas, meras interjecciones, gritos desgarrados, cantos, himnos, símbolos, banderas?  ¡GOOOOOL! es el talismán  y la palabra mágica que todos desean gritar a pleno pulmón como síntesis orgásmica de todo evento futbolístico. Sin duda, en el fondo, no somos ni tan individuales ni tan únicos y sí muy necesitados del grupo para definir nuestra identidad.

Entradas Recientes

El cardenal ilustrado: 300 años del nacimiento de Lorenzana

26 de septiembre de 2022

Presentación del libro «El hombre de Montiel», de Antonio Rodríguez Huéscar, por José María Barreda

9 de julio de 2022

La academia del saber y la experiencia al servicio de todos

9 de julio de 2022

Intervención Autoridades – Pleno de Fundación de la Academia de las Ciencias Sociales y Humanidades

9 de julio de 2022

Sesión Constitutiva del Pleno de Fundación de la Academia de las Ciencias Sociales y Humanidades

9 de julio de 2022

Raimundo Drudis, el director (1930-2022)

7 de julio de 2022

Paisaje cultural, literario y patrimonio territorial como destino turístico en la comarca de La Mancha

18 de junio de 2022
13 de junio de 2022

Acertar con los premios

13 de junio de 2022

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Vía Sacra Matritensis

Los datos de carácter personal obtenidos a través del sitio web www.uclm.es serán tratados conforme al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y al Código de Conducta de Protección de Datos de Carácter Personal de la Universidad de Castilla-La Mancha. Asimismo, se adoptan las medidas de índole técnica y organizativa necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.

 

Responsable del tratamiento

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), CIF Q1368009E, en el ámbito de sus competencias, presta el servicio público de la educación superior, mediante la docencia y el estudio, la investigación, la transferencia de conocimiento a la sociedad, la difusión de la cultura y la extensión universitaria.

Para la consecución de estos fines, se necesita obtener de los interesados datos de carácter personal y tratarlos de forma confidencial, quedando incorporados a la actividad de tratamiento de la UCLM que en cada caso corresponda.

Los interesados pueden consultar la relación actualizada de las actividades de tratamiento que la UCLM realiza.

 

Delegado de protección de datos

La UCLM ha nombrado a un delegado para la protección de los datos personales, quien, además de asesorar al responsable del tratamiento, supervisar el cumplimiento de la normativa reguladora de esta materia y ser el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, tiene la función de facilitar a los interesados el ejercicio de los derechos que les asisten. Sus datos de contacto son:

Universidad de Castilla-La Mancha

Campus de Albacete

Plaza de la Universidad nº 2, 02071-Albacete

Correo electrónico: proteccion.datos@uclm.es

 

Finalidad de los tratamientos

La finalidad de los tratamientos de datos personales que realiza la UCLM se pueden consultar en el registro de actividades de tratamiento.

 

Base jurídica de los tratamientos

La UCLM tratará los datos personales para la prestación del servicio público de la educación superior, para la prestación de otros servicios relacionados con este fin y para el cumplimiento de obligaciones legales. Asimismo, podrá tratar datos cuya finalidad requiera el consentimiento informado del interesado, quien habrá de prestarlo mediante una clara acción afirmativa.

Se puede consultar la base jurídica de los tratamientos que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Conservación de los datos personales

Los datos personales que trata la UCLM se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que fueron obtenidos, pudiéndose conservar también para la resolución de las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de su tratamiento y con fines de archivo administrativo.

Se puede consultar el plazo de conservación de los datos personales en el registro de actividades de tratamiento.

 

Comunicación de los datos personales

Como regla general, los datos personales no se comunicarán a terceros sin el previo consentimiento de los interesados, salvo que exista una obligación legal y en los supuestos regulados en el artículo 13 del Código de conducta de protección de datos personales en la Universidad de CastillaLa Mancha.

Se puede consultar las comunicaciones de datos personales que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Procedencia de los datos

Salvo excepciones, los datos personales son facilitados por los propios interesados o sus representantes.

Se puede consultar la procedencia de datos personales que trata la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Derechos de los interesados

Los interesados pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y limitación al tratamiento, y a la portabilidad de sus datos personales, a la oposición a su tratamiento y, en su caso, a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, dirigiendo un escrito al Delegado de Protección de Datos de la UCLM, a la dirección de contacto arriba indicada, acompañando una copia del DNI o documento equivalente que acredite su identidad.

Asimismo, los intersados tienen derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su dirección postal en la calle Jorge Juan nº 6, 28001-Madrid, o a través del siguiente enlace a su sede electrónica.

Suscripción a nuestro boletín

Rellena este formulario para recibir nuestras noticias directamente en tu email.