Skip to content
CARGOS, ENCARGOS, CARGAS Y DESCARGAS
Publicado por Ángel Luis López Villaverde 
el 4 de diciembre de 2023
EL DIAdigital.es

Por Ángel Luis López Villaverde

Publicado en EL DIAdigital.es el 28 de noviembre de 2023

La semana informativa ha ido derivando hacia una cierta normalidad en el plano de la actualidad nacional. Al contrario que en el internacional. Pero hoy no toca hablar de la cuestión palestina. Tiempo habrá. La toma de posesión del presidente del Gobierno y, a continuación, de sus ministros y ministras ha sustituido el protagonismo de las imágenes de protestas, manifestaciones y algaradas pasadas. Tras la tempestad viene la calma. Aunque sea provisionalmente. Les toca trabajar. Y vienen curvas.

Los cargos públicos –sean políticos, profesionales, académicos o de representación— comportan responsabilidades que hay que saber gestionar. Como ocurre en la vida misma, el primero y el último día son los más decisivos. Conviene saber asumirlos con la misma actitud con que se afronta el cese. La ilusión inicial debiera acompañarse del alivio final. El verdadero balance del mandato entre la toma de posesión y el finiquito no corresponde tanto a sus protagonistas como a sus sucesores y gobernados.

Hemos asistido a un amplio abanico de formas de prometer y despedirse, de entregar y de recibir las carteras y encargos. Las promesas han dado menos juego. La composición política del Gobierno ha permitido normalizar la ausencia de símbolos religiosos. Buena señal, aunque queda trecho para avanzar en la necesaria laicidad estatal. Un tema que no suele protagonizar el debate público salvo si es para atizar al adversario. Todo llegará. Más noticiables han sido las despedidas. Para todos los gustos.

Todos debiéramos estar dispuestos a asumir algún cargo público a lo largo de nuestra vida. No tiene por qué haber remuneración para ejercerlo. Depende de cada caso. Incluye desde la presidencia de una comunidad de vecinos o de una asociación cultural hasta una representación sindical, municipal o profesional. Y si su duración es relativamente breve, mejor. Aumenta nuestro compromiso y nos hace más conscientes de sus servidumbres a la hora de criticar a quien lo ejerce.

No se trata de juzgar a nadie. Me limitaré a compartir una experiencia y una reflexión sobre las cargas de los cargos. En mi trayectoria docente he asumido varios de tipo académico, unos por designación y otros por elección. El más importante, decano de mi Facultad. Evidentemente, no es equiparable a un cargo político, pero comparte algunas características. Requiere vocación de servicio público y rendición de cuentas. En mi caso, hubo campaña electoral y urnas. Y afronté la responsabilidad del funcionamiento de una organización y de todo su personal. Suponía un honor, un reto y una oportunidad para mí. Resultaron años duros, especialmente durante la pandemia. Por momentos, sentí que la responsabilidad me sobrepasaba. Pero siempre agradecí la confianza recibida. Tuve claro, desde el primer día, que mi función tenía fecha de caducidad. Quien tiene la potestad de nombrarte puede cesarte y quien te vota puede retirarte la confianza. Es así de simple, pero es necesario creérselo para asumir cierta autocrítica. Por eso no concibo una despedida destemplada. Los reproches tienen su momento, que no debieran coincidir con el relevo, pues el protagonismo recae siempre en el sucesor. Desearle suerte y éxito es liberador, sea o no de nuestro agrado. Resulta catártico. Doy fe. Pero no pretendo sentar cátedra. Para gustos, colores.

Lo intolerable son los excesos. Los peores son el abuso de autoridad y la venganza. Los autoritarios y vengativos rozan lo patológico. Debieran figurar en una lista de personas incompatibles para ejercer representación alguna, como ocurre con los ludópatas para entrar en un salón de juego. No menos perverso es el desprecio hacia un cargo público por la manía de equiparar a todo un colectivo, con la coletilla de que “todos son iguales”. Y resulta más despreciable cuando se les señala en un contexto tan polarizado como el actual, donde cualquier desgraciado puede cometer alguna barbaridad.

Hay otras vertientes, visibilizadas en las últimas semanas, que no son de recibo. Por ejemplo, las declaraciones incendiarias de quienes disfrutaron de una alta responsabilidad en el pasado y se empeñan en recuperar cierto protagonismo descargando tanto desprecio a sus sucesores. Si lo que buscan es el aplauso fácil de quienes, en su momento, recibieron más insultos que votos debieran reconsiderar si su resentimiento merece la pena. Sobre todo, si confiesan añorar los tiempos en que eran reídos los chistes de Arévalo. Tampoco se puede justificar la victimización propia disparando contra quienes los han desplazado políticamente. En este caso, resultan especialmente patéticos cuando parecen parodiar “La vida de Brian”. Me vienen a la cabeza tanto la escena de la pregunta sobre qué hicieron los romanos por nosotros como la del Frente Popular de Judea. ¡Qué importante es saber irse a tiempo, superar el rencor y comportarse con dignidad cuando se pierde el poder! Ojalá que los que han tomado posesión y ejercen una nueva responsabilidad política sepan aceptar su relevo, cuando llegue, con humildad y tranquilidad, con la conciencia del deber cumplido y una honestidad reconocida por todos. Debe de haber vida antes y después del cargo público. Ya lo dijo el Poeta, “Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar”.

Entradas Recientes

La España de casi siempre (entre la ilusión y el desencanto)

26 de febrero de 2024

La revolución campesina

15 de febrero de 2024

«LA CIENCIA ES LO QUE NOS PERMITE TOMAR LAS MEJORES DECISIONES PARA QUE PODAMOS VIVIR MEJOR»

9 de febrero de 2024

BALANCE Y PERSPECTIVAS DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA (2023-2024)

10 de enero de 2024

BUENOS PROPÓSITOS

10 de enero de 2024

Ciudad Real en los años de progreso. Democracia y Autonomía

27 de diciembre de 2023

LOS ÚLTIMOS AÑOS DE ALBERTO SÁNCHEZ

26 de diciembre de 2023

IMPOTENCIA

15 de diciembre de 2023

CARGOS, ENCARGOS, CARGAS Y DESCARGAS

4 de diciembre de 2023

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CARGOS, ENCARGOS, CARGAS Y DESCARGAS

Los datos de carácter personal obtenidos a través del sitio web www.uclm.es serán tratados conforme al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y al Código de Conducta de Protección de Datos de Carácter Personal de la Universidad de Castilla-La Mancha. Asimismo, se adoptan las medidas de índole técnica y organizativa necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.

 

Responsable del tratamiento

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), CIF Q1368009E, en el ámbito de sus competencias, presta el servicio público de la educación superior, mediante la docencia y el estudio, la investigación, la transferencia de conocimiento a la sociedad, la difusión de la cultura y la extensión universitaria.

Para la consecución de estos fines, se necesita obtener de los interesados datos de carácter personal y tratarlos de forma confidencial, quedando incorporados a la actividad de tratamiento de la UCLM que en cada caso corresponda.

Los interesados pueden consultar la relación actualizada de las actividades de tratamiento que la UCLM realiza.

 

Delegado de protección de datos

La UCLM ha nombrado a un delegado para la protección de los datos personales, quien, además de asesorar al responsable del tratamiento, supervisar el cumplimiento de la normativa reguladora de esta materia y ser el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, tiene la función de facilitar a los interesados el ejercicio de los derechos que les asisten. Sus datos de contacto son:

Universidad de Castilla-La Mancha

Campus de Albacete

Plaza de la Universidad nº 2, 02071-Albacete

Correo electrónico: proteccion.datos@uclm.es

 

Finalidad de los tratamientos

La finalidad de los tratamientos de datos personales que realiza la UCLM se pueden consultar en el registro de actividades de tratamiento.

 

Base jurídica de los tratamientos

La UCLM tratará los datos personales para la prestación del servicio público de la educación superior, para la prestación de otros servicios relacionados con este fin y para el cumplimiento de obligaciones legales. Asimismo, podrá tratar datos cuya finalidad requiera el consentimiento informado del interesado, quien habrá de prestarlo mediante una clara acción afirmativa.

Se puede consultar la base jurídica de los tratamientos que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Conservación de los datos personales

Los datos personales que trata la UCLM se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que fueron obtenidos, pudiéndose conservar también para la resolución de las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de su tratamiento y con fines de archivo administrativo.

Se puede consultar el plazo de conservación de los datos personales en el registro de actividades de tratamiento.

 

Comunicación de los datos personales

Como regla general, los datos personales no se comunicarán a terceros sin el previo consentimiento de los interesados, salvo que exista una obligación legal y en los supuestos regulados en el artículo 13 del Código de conducta de protección de datos personales en la Universidad de CastillaLa Mancha.

Se puede consultar las comunicaciones de datos personales que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Procedencia de los datos

Salvo excepciones, los datos personales son facilitados por los propios interesados o sus representantes.

Se puede consultar la procedencia de datos personales que trata la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Derechos de los interesados

Los interesados pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y limitación al tratamiento, y a la portabilidad de sus datos personales, a la oposición a su tratamiento y, en su caso, a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, dirigiendo un escrito al Delegado de Protección de Datos de la UCLM, a la dirección de contacto arriba indicada, acompañando una copia del DNI o documento equivalente que acredite su identidad.

Asimismo, los intersados tienen derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su dirección postal en la calle Jorge Juan nº 6, 28001-Madrid, o a través del siguiente enlace a su sede electrónica.

Suscripción a nuestro boletín

Rellena este formulario para recibir nuestras noticias directamente en tu email.