Skip to content
CORTAFUEGOS
Publicado por Ángel Luis López Villaverde 
el 28 de febrero de 2024
Ecologistas en Acción

Por Ángel Luis López Villaverde

Publicado en El DiaDigital.es el 27 de Febrero de 2024

La clase política tiene mala fama. En especial, en España. Coletazos de una larga dictadura, que abusó de la retórica contra la “partitocracia”, palabra recuperada ahora por sus herederos para convencer a incautos. He discutido a menudo sobre ello en mi entorno personal y profesional. Tiendo a defender su papel y no creo que los políticos de ahora sean peores que sus predecesores. Eso me genera críticas. Aunque se habla mucho de quien no aparenta más interés que su cartera o su ego, son más quienes responden al ejercicio de esa función por vocación. No hay estadísticas fiables, pero están ahí. Asumir responsabilidades públicas comporta no pocas renuncias. No salen tanto en las noticias, aunque se dejen la piel. Pisan poco por casa. Hay que valer para eso.

Cualquier persona de mi generación puede dar fe de las enormes mutaciones vividas en el país. No hay cambio sin lucha, sin presión desde abajo. El empuje y propuestas de la sociedad civil resultan fundamentales. Los votantes aúpan o derriban gobiernos. Pero son decisiones políticas las que se trasladan a los boletines oficiales. Y en el camino, se quedan muchos pelos en la gatera. No lo olvidemos.

Se suele argumentar que la democracia es el menos malo de los sistemas posibles. Niego la mayor. Es, en cambio, el más humano de todos. De humanos es errar y, precisamente, en democracia se pueden corregir errores de manera incruenta. Cada periodo electoral es una nueva oportunidad. Es el único régimen con capacidad de regeneración y de (re)cambio pacífico. No sólo permite denunciar sus trapos sucios. Su supervivencia depende de ello. La corrupción, que es consustancial con una dictadura, aunque se tape, es el cáncer de la convivencia democrática, pese a que destaparla aumenta la desafección ciudadana. Y si el corrupto es “uno de los nuestros”, debe intervenir el bisturí con mayor precisión, si cabe. No valen comparaciones, ni se contrarrestan sus efectos sacando el ventilador. Al contrario.

Hay un exministro que no tiene quien le avale. Aunque no se le han imputado aún responsabilidades penales, las políticas son evidentes. Que un hombre de su confianza, a su servicio y con sueldo público, se aprovechara de una calamidad del calibre de la pandemia para enriquecerse, usando un despacho oficial, pavoneándose de estar por encima del bien y del mal, produce una enorme nausea. Que no supiera nada su superior no le libera de rendir cuentas.

Nunca olvidaré la vergüenza que provocaron los escándalos de corrupción socialista en los años noventa entre sus propias bases. Segaron la hierba bajo los pies de González. Sus sucesores políticos hicieron de la lucha contra la corrupción su principal divisa, a modo de catarsis. Por eso, si la sospecha salpica a quien actuó de portavoz parlamentario y perteneció a un gobierno cuya carta de presentación fue dignificar la vida pública, echando a otro corrupto, el cortafuegos es aún más necesario. No vaya a ser que, como hemos visto en el reciente y trágico incendio en Valencia, una chispa aislada provoque la destrucción y ruina de toda una comunidad.

El responsable del asesor que, supuestamente, se ha lucrado aprovechándose de una situación de emergencia, sólo tiene una salida posible. La alternativa es volver a chapotear en la inmundicia. Hay sectores políticos que, como las especies coprófagas, sobreviven bien en ese hábitat. Y se aprovechan de que sus bases más fieles no parecen tener mayores remilgos. Pero no todos son (somos) iguales.

Sin ejemplaridad se desvanece la legitimidad. El partido que hizo ministro al político ahora señalado, que le otorgó las mayores responsabilidades en su organización, le ha conminado a dejar el acta. El mejor servicio público que podría hacer en estas circunstancias es una retirada con dignidad. Sin embargo, a la hora de escribir esta columna, no se ha producido. Incluso podría atrincherarse en el escaño. La legalidad se lo permite. Podría estar pensando en estirar su inmunidad parlamentaria o en vender caro su apoyo desde el grupo mixto, dada la debilidad de la coalición gubernamental. Supondría añadir una traición consentida a una culpa “in vigilando”. En este contexto, la oposición, crecida por “septimana horribilis” socialista, le anima a tirar de la manta. Que el partido condenado por lucrarse con la trama Gürtel recurra a esta estrategia, sin haber asumido su responsabilidad por haberse beneficiado de negocios corruptos del pasado, implica una sobreactuación por su parte que alimenta la antipolítica. Espero que el vodevil no se estire demasiado. Me resisto a cambiar de opinión sobre la clase política española.

Entradas Recientes

La Academia de Ciencias Sociales premia a Freixes y López Guerra

19 de julio de 2024

El progreso social en la Unión Europea, España y Castilla-La Mancha

11 de junio de 2024

El centro de la UCLM donde se mima y estudia el patrimonio musical

24 de mayo de 2024

Expertos del sector y políticos debaten en la UCLM sobre la importancia de Europa en el campo

23 de mayo de 2024

EXPOSICIÓN “INSTANTES DECISIVOS”, DE LA COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS DEL ACADÉMICO JULIÁN CASTILLA

22 de mayo de 2024

Los soñadores de la Justicia

14 de mayo de 2024

Una tregua de paz para la Olimpiada de París

24 de abril de 2024

Pastor presenta su ‘Música a ciegas’ en Ciudad Real

17 de abril de 2024

Publicaciones: 40 años de legislación en Castilla- La Mancha

17 de abril de 2024

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CORTAFUEGOS

Los datos de carácter personal obtenidos a través del sitio web www.uclm.es serán tratados conforme al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y al Código de Conducta de Protección de Datos de Carácter Personal de la Universidad de Castilla-La Mancha. Asimismo, se adoptan las medidas de índole técnica y organizativa necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.

 

Responsable del tratamiento

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), CIF Q1368009E, en el ámbito de sus competencias, presta el servicio público de la educación superior, mediante la docencia y el estudio, la investigación, la transferencia de conocimiento a la sociedad, la difusión de la cultura y la extensión universitaria.

Para la consecución de estos fines, se necesita obtener de los interesados datos de carácter personal y tratarlos de forma confidencial, quedando incorporados a la actividad de tratamiento de la UCLM que en cada caso corresponda.

Los interesados pueden consultar la relación actualizada de las actividades de tratamiento que la UCLM realiza.

 

Delegado de protección de datos

La UCLM ha nombrado a un delegado para la protección de los datos personales, quien, además de asesorar al responsable del tratamiento, supervisar el cumplimiento de la normativa reguladora de esta materia y ser el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, tiene la función de facilitar a los interesados el ejercicio de los derechos que les asisten. Sus datos de contacto son:

Universidad de Castilla-La Mancha

Campus de Albacete

Plaza de la Universidad nº 2, 02071-Albacete

Correo electrónico: proteccion.datos@uclm.es

 

Finalidad de los tratamientos

La finalidad de los tratamientos de datos personales que realiza la UCLM se pueden consultar en el registro de actividades de tratamiento.

 

Base jurídica de los tratamientos

La UCLM tratará los datos personales para la prestación del servicio público de la educación superior, para la prestación de otros servicios relacionados con este fin y para el cumplimiento de obligaciones legales. Asimismo, podrá tratar datos cuya finalidad requiera el consentimiento informado del interesado, quien habrá de prestarlo mediante una clara acción afirmativa.

Se puede consultar la base jurídica de los tratamientos que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Conservación de los datos personales

Los datos personales que trata la UCLM se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que fueron obtenidos, pudiéndose conservar también para la resolución de las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de su tratamiento y con fines de archivo administrativo.

Se puede consultar el plazo de conservación de los datos personales en el registro de actividades de tratamiento.

 

Comunicación de los datos personales

Como regla general, los datos personales no se comunicarán a terceros sin el previo consentimiento de los interesados, salvo que exista una obligación legal y en los supuestos regulados en el artículo 13 del Código de conducta de protección de datos personales en la Universidad de CastillaLa Mancha.

Se puede consultar las comunicaciones de datos personales que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Procedencia de los datos

Salvo excepciones, los datos personales son facilitados por los propios interesados o sus representantes.

Se puede consultar la procedencia de datos personales que trata la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Derechos de los interesados

Los interesados pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y limitación al tratamiento, y a la portabilidad de sus datos personales, a la oposición a su tratamiento y, en su caso, a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, dirigiendo un escrito al Delegado de Protección de Datos de la UCLM, a la dirección de contacto arriba indicada, acompañando una copia del DNI o documento equivalente que acredite su identidad.

Asimismo, los intersados tienen derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su dirección postal en la calle Jorge Juan nº 6, 28001-Madrid, o a través del siguiente enlace a su sede electrónica.

Suscripción a nuestro boletín

Rellena este formulario para recibir nuestras noticias directamente en tu email.