Skip to content
Jano, el dios de las dos caras
Publicado por Antonio Marco 
el 27 de enero de 2023

Publicado el 26 de enero de 2023 en el Decano de Guadalajara

Por Antonio Marco

El final de un año y el comienzo de otro, el final del ciclo astronómico anual, es un buen momento para hacer balance de lo ocurrido en el que acaba y hacer alguna prospección o provisión de lo que puede venir en el futuro. El mes de Enero recibe el nombre del mes latino “Ianuarius”, que a su vez lo recibe del dios Ianus (Jano). Al dios de las entradas y las salidas, al dios de las puertas (en latín “ianua”) se lo representa como un busto de dos caras, bifronte, una mirando al pasado y otra al futuro que empieza.

No sabemos con precisión qué capacidad de recuerdo y de proyección en el futuro tienen los animales en general; alguna protomemoria y protoproyección parecen tener, pero muy escasas y limitadas en comparación con el hombre. Probablemente estas dos capacidades, junto con el lenguaje al que van unidas, son las más específicas y diferenciales del ser humano.

Pues bien, como animal humano que vive en sociedad, yo también hice mi balance más o menos formalizado y exteriorizado del año 2022 y mi proyección de futuro en forma de deseos para 2023, más allá de los rituales deseos de felices fiestas y próspero año.

Al margen de las cuestiones estrictamente personales, en 2022 ocurrieron algunas cosas buenas y otras no tanto en nuestra sociedad, por hablar eufemísticamente. El repaso de los hechos puede ser interminable y agotador, pero lo más desalentador es que ha pasado un mes y todo sigue igual. Es cierto que 30 días no son demasiados para hacer una evaluación correcta y una proyección de futuro acertada, pero todos los datos indican que las cosas siguen igual, si no peor, excepto afortunadamente la covid en Europa, aunque en la China de los mil quinientos millones de habitantes todo lo contrario, las muertes se han disparado tan pronto han aflojado un poco las medidas de aislamiento de una población escasamente vacunada. Y a pesar de ello  persisten algunos extravagantes negacionistas de la eficacia de las vacunas instalados en la confabulación mundial y en la ira.

Tampoco acabamos con una inflación y subida de los precios que los no economistas no logramos comprender pero que los técnicos en la economía y sus leyes tampoco son capaces de explicar, probablemente tampoco de entender ellos; en todo caso  la inflación no alcanzó los niveles altos de los agoreros de la desgracia total permanente, pero sigue pendiente de un hilo sobre nuestras cabezas, cual espada de Damocles, a pesar de los esfuerzos y éxitos parciales positivos del gobierno; especialmente preocupante es la subida escandalosa de los  precios de los alimentos, que no se frenan, a pesar de la reducción del IVA de los básicos, decisión gubernamental burlada con toda caradura, ojalá no sin castigo, por algunos grandes comercios.

Siguen aumentando las diferencias en el reparto social de la riqueza general en todo el mundo, es más, el impulso consumista navideño en realidad hace más pobres a los pobres y más ricos a los ricos, y todo ello entre deseos de amor, paz y felicidad. ¡Qué hermosa contradicción!

Aumenta la crispación y tensión sociales, fruto de las múltiples desigualdades económicas y culturales. De manera especial las generaciones más jóvenes no tienen ninguna señal positiva de que las cosas van a cambiar estructuralmente a mejor, más allá de algunos cuidados paliativos.

La violencia machista que asesina mujeres acabó el año con cifras escandalosas que nos avergüenzan como sociedad, pero ha comenzado el actual como finalizó el precedente. Mejoran sin duda las medidas de protección de las mujeres,  pero resultan insuficientes y por eso es necesaria la colaboración activa de toda la sociedad para acabar con un comportamiento machista enquistado en nuestra sociedad patriarcal desde la noche de los tiempos.

Derechos y servicios esenciales como la educación y sanidad aumentan la desigualdad de los ciudadanos en vez de reducirla, porque se extiende su privatización en la medida en que se cuestiona y minora la gestión pública, de manera especial en algunas regiones autónomas de nuestro país. Comienza ya a ser evidente la conformación de una red de servicios esenciales para ciudadanos ricos y otra para pobres. Si este proceso no se frena estaremos ante el principal fracaso de nuestra sociedad formalmente democrática pero realmente injusta en el reparto de los todos los bienes.

La guerra de Ucrania, impensable hace unos años después de las terribles experiencias del siglo pasado, parecía que podría detener su destrucción al amparo de una tregua navideña anunciada por los dos contendientes, pero violada por ambos a las pocas horas de anunciarse.  Esta guerra, como todas, debería acabar de inmediato con un acuerdo mínimo que, aunque no satisfaga a ninguna de las dos partes por completo, pare la destrucción y el sufrimiento.  Si algún estratega y responsable europeo o americano piensa que es el momento de asestar un duro golpe a la Rusia postsoviética debilitada, creo que es víctima de una ilusión que no será realidad, pero que elevará el tono y el escenario de la confrontación muy peligrosamente. Esa guerra afecta realmente a toda Europa y puede convertirse en un conflicto mundial, esta vez nuclear. Esta posibilidad, real, no puede minimizarse. Europa occidental se siente amenazada y por eso ayuda realmente a Ucrania contra Rusia, que también a su vez se siente amenazada. Es el perfecto caldo de cultivo en ebullición aumentando su temperatura y presión sin necesidad de ninguna ilusión maximalista añadida.

Y sigue elevándose la crispación política, que no solo no acabó al amparo de las retóricas felicitaciones de Navidad, sino que, alimentada por partidos políticos en permanente competición electoral, sigue in crescendo, a velocidad probablemente incontrolable en los próximos meses a la vista de las ya próximas confrontaciones electorales de primavera y otoño.  La vida política se crispó y tensionó excesiva e interesadamente a principios de la legislatura desde el momento en que las fuerzas de la oposición cuestionaron la legitimidad de un gobierno elegido según las leyes democráticas; aumentó la confrontación con la aparición de fuerzas de ultraderecha y populismos con capacidad para influir en los gobiernos, como ha ocurrido en varios países europeos, también en España, mientras la socialdemocracia  no recupera el espacio más justo que no hace tanto tiempo tuvo. En nuestro país producen especial preocupación y temor propuestas de revisión de derechos fundamentales que creíamos adquiridos para siempre, como el del aborto en las condiciones legales establecidas, cuando el vicepresidente de ultraderecha del gobierno conservador de Castilla y León propone una medida tan carente de toda sensibilidad como la de intentar obligar a la mujer que ha decidido interrumpir legalmente su embarazo a escuchar los latidos del feto. Les parecerá a estos energúmenos poco el trauma y sufrimiento que esa mujer lleva consigo… Afortunadamente esta propuesta parece estar conjurada. ¿Definitivamente? No. Observemos lo que pasa en Hungría, de donde la han copiado.

Crispación también y tensión crea en la sociedad española la realidad bien presente de los nacionalismos periféricos, especialmente el catalán que buscó la confrontación directa con el resto de España. Su intensidad ha bajado sin duda en la legislatura actual, aunque a un precio enorme para el Partido Socialista de Pedro Sánchez, que gobierna, cuyas propuestas e intentos de solución política y no judicial para un asunto enquistado ni siquiera son comprendidas por la totalidad de los socialistas, que consideran que algunas de las medidas no castigan suficientemente la deslealtad y los delitos cometidos por nacionalistas en el fondo radicales y fanáticos.  Para quienes creemos en la radical igualdad de todos los seres humanos la cuestión de fondo en este tema es si se puede ser nacionalista racional y no fanático, si se puede ser defensor racional de una presunta identidad opuesta a los otros nunca realmente justificada, si se puede ser defensor racional de un complejo sentimiento de la diferencia con quienes en realidad se ha compartido y se comparte casi todo, la esencia, si tal cosa existe más allá de la pura abstracción, y la historia, la de los hechos centenarios e incluso milenarios. Creo que no es posible ser nacionalista desde la pura racionalidad. Todo esto, además, aparece trufado de mil intereses mezquinos que envenenan una convivencia que podría ser más feliz o al menos más pacífica.

Todo ello explica la aparición en los últimos meses de numerosos libros de historia y obras de reflexión y pensamiento sobre la desigualdad, el odio social y la crispación y los efectos terribles e indeseables de un capitalismo sin alma y voraz cuyo único objetivo es multiplicar la ganancia y el enriquecimiento de unos pocos a costa de unos muchos. Y así hasta que la tensión sea insoportable y estalle la olla social y comience otro ciclo de esperanza desesperada. Es el mito del eterno retorno, que ya hemos vivido quienes tenemos alguna edad, pero que no por eso renunciamos, desde luego, a esperar que alguna vez cese tanto despropósito, porque las cosas podrían ser de otra manera si la mayoría de ciudadanos quisiéramos coincidir en lo esencial, en lo importante.

Antonio Marco es catedrático de Latín jubilado y expresidente de las Cortes de Castilla-La Mancha.

Entradas Recientes

El centro de la UCLM donde se mima y estudia el patrimonio musical

24 de mayo de 2024

Expertos del sector y políticos debaten en la UCLM sobre la importancia de Europa en el campo

23 de mayo de 2024

EXPOSICIÓN “INSTANTES DECISIVOS”, DE LA COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS DEL ACADÉMICO JULIÁN CASTILLA

22 de mayo de 2024

Los soñadores de la Justicia

14 de mayo de 2024

Una tregua de paz para la Olimpiada de París

24 de abril de 2024

Pastor presenta su ‘Música a ciegas’ en Ciudad Real

17 de abril de 2024

Publicaciones: 40 años de legislación en Castilla- La Mancha

17 de abril de 2024

La Academia

12 de abril de 2024

Paren esas guerras de una vez

12 de abril de 2024

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jano, el dios de las dos caras

Los datos de carácter personal obtenidos a través del sitio web www.uclm.es serán tratados conforme al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y al Código de Conducta de Protección de Datos de Carácter Personal de la Universidad de Castilla-La Mancha. Asimismo, se adoptan las medidas de índole técnica y organizativa necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.

 

Responsable del tratamiento

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), CIF Q1368009E, en el ámbito de sus competencias, presta el servicio público de la educación superior, mediante la docencia y el estudio, la investigación, la transferencia de conocimiento a la sociedad, la difusión de la cultura y la extensión universitaria.

Para la consecución de estos fines, se necesita obtener de los interesados datos de carácter personal y tratarlos de forma confidencial, quedando incorporados a la actividad de tratamiento de la UCLM que en cada caso corresponda.

Los interesados pueden consultar la relación actualizada de las actividades de tratamiento que la UCLM realiza.

 

Delegado de protección de datos

La UCLM ha nombrado a un delegado para la protección de los datos personales, quien, además de asesorar al responsable del tratamiento, supervisar el cumplimiento de la normativa reguladora de esta materia y ser el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, tiene la función de facilitar a los interesados el ejercicio de los derechos que les asisten. Sus datos de contacto son:

Universidad de Castilla-La Mancha

Campus de Albacete

Plaza de la Universidad nº 2, 02071-Albacete

Correo electrónico: proteccion.datos@uclm.es

 

Finalidad de los tratamientos

La finalidad de los tratamientos de datos personales que realiza la UCLM se pueden consultar en el registro de actividades de tratamiento.

 

Base jurídica de los tratamientos

La UCLM tratará los datos personales para la prestación del servicio público de la educación superior, para la prestación de otros servicios relacionados con este fin y para el cumplimiento de obligaciones legales. Asimismo, podrá tratar datos cuya finalidad requiera el consentimiento informado del interesado, quien habrá de prestarlo mediante una clara acción afirmativa.

Se puede consultar la base jurídica de los tratamientos que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Conservación de los datos personales

Los datos personales que trata la UCLM se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que fueron obtenidos, pudiéndose conservar también para la resolución de las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de su tratamiento y con fines de archivo administrativo.

Se puede consultar el plazo de conservación de los datos personales en el registro de actividades de tratamiento.

 

Comunicación de los datos personales

Como regla general, los datos personales no se comunicarán a terceros sin el previo consentimiento de los interesados, salvo que exista una obligación legal y en los supuestos regulados en el artículo 13 del Código de conducta de protección de datos personales en la Universidad de CastillaLa Mancha.

Se puede consultar las comunicaciones de datos personales que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Procedencia de los datos

Salvo excepciones, los datos personales son facilitados por los propios interesados o sus representantes.

Se puede consultar la procedencia de datos personales que trata la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Derechos de los interesados

Los interesados pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y limitación al tratamiento, y a la portabilidad de sus datos personales, a la oposición a su tratamiento y, en su caso, a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, dirigiendo un escrito al Delegado de Protección de Datos de la UCLM, a la dirección de contacto arriba indicada, acompañando una copia del DNI o documento equivalente que acredite su identidad.

Asimismo, los intersados tienen derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su dirección postal en la calle Jorge Juan nº 6, 28001-Madrid, o a través del siguiente enlace a su sede electrónica.

Suscripción a nuestro boletín

Rellena este formulario para recibir nuestras noticias directamente en tu email.