Skip to content
Nos quieren ignorantes
Publicado por Ángel Luis López Villaverde 
el 30 de octubre de 2023
José Mª Díaz-Ropero Olivares

Por Ángel Luis López Villaverde

Publicado en El Diadigital.es el 24 de octubre de 2023

Hace tres semanas escribí sobre la existencia de las llamadas “burbujas epistémicas” y “cámaras de eco” para referirme a esas realidades paralelas de grupos herméticos que desprecian informaciones que no cuadran con sus creencias y se nutren, a menudo, de fuentes poco fiables o de fake news. Fue a raíz del intento de mi agente de seguros de convencerme de que la subida de mi póliza se debía a “la inflación del gobierno”, un claro ejemplo de desinformación.

No podía imaginar que pocos días después asistiría, en apenas cinco minutos, a un relato delirante, resultado de la suma de varias noticias sesgadas. Se produjo en un parque próximo a mi casa, al coincidir con una pareja que paseaba, como yo, a su mascota. Una conversación totalmente banal en su origen, sobre el tiempo, derivó en una retahíla de ocurrencias propias de mentes “conspiranoicas”. Según estos vecinos, el gobierno fumigaba el cielo para acabar con la agricultura y la ganadería, arruinar el campo español y beneficiar a Marruecos. Por tanto, la meteorología tan adversa no se debía al cambio climático, sino a un designio gubernamental. Como me vieron torcer el gesto, recurrieron a lo que creían era su prueba de cargo: se había publicado en el BOE. Ahí ya les afeé que se creyeran los bulos. Ambos se iban turnando en el uso de la palabra y reforzaban sus argumentos. Viendo mi incredulidad, me recordaron que el gobierno quería encerrarnos, como ya había demostrado con el confinamiento. Y para reforzar su “lógica”, me dijeron que en Inglaterra se está construyendo una ciudad con todo a quince minutos con el objetivo de que no salgamos de nuestro barrio. Porque todo ello, en su opinión, respondía a un plan coordinado por Bruselas y ejecutado por La Moncloa, la Agenda 2030. El colofón es que estas cosas no salen en las noticias porque “nos quieren ignorantes”.

En ese momento, se me escapó una carcajada. Para provocarlos, les dije que no era cierto. Que Bruselas se metía demasiado poco en nuestras vidas y me gustaría que interviniera más. Era la manera de cortar por lo sano y seguir paseando a mi mascota sin seguir perdiendo el tiempo. Su conclusión es que estamos en manos de políticos que impiden nuestro desarrollo económico y nos quiere encerrados en casa para que no protestemos. Porque los gobiernos nos mienten, sin importar si son del PSOE o del PP, pues todos son iguales. En el pack no incluían a Vox, ¡oh, milagro! Mientras me alejaba, refunfuñaban lamentando que la gente no protestara más ante tamaño engaño.

Al llegar a casa busqué el hilo de tales desvaríos, que circula por las redes sociales porque tiene su público. Lo grave es que ha calado entre personas con cierto nivel de estudios. Se trata de un argumentario basado en medias verdades y mentiras convincentes. El más conocido –todo un clásico— es el bulo de los “chemtrails”, que lleva circulando desde 2015, tras una supuesta confesión de unos trabajadores de la Agencia Estatal de Meteorología y la intervención de un eurodiputado catalán en Bruselas advirtiendo de aviones que esparcían por toda España dióxido de plomo y yoduro de plata, entre otros productos químicos. Aunque tal cosa se ha negado reiteradamente y se ha explicado por expertos que las estelas de los aviones son fruto de la condensación del vapor, la bola no ha parado de crecer. El uso de sustancias para la manipulación psicológica y el control de la población viene estupendamente para reforzar una teoría de la conspiración. Es tan persuasivo como falaz. Si añadimos que un BOE de mediados de abril de 2020, al inicio de la pandemia, autorizó el uso de biocidas para la desinfección aérea contra la Covid a través de métodos como la nebulización (con camiones, no con aviones) tenemos la prueba del nueve para hacer pasar un disparate por una prueba irrefutable. Con esa lógica, se transforma en anatema una utopía urbanística, como las “ciudades de 15 minutos”, que promueve urbes más sostenibles, justas y saludables, en sintonía con los ODS. Este pensamiento “mágico” sobre la ruina y el control ciudadano requiere un villano, el “sanchismo”, un laboratorio, la “pérfida Albión”, y un aprovechado, el enemigo norteafricano por excelencia, en contubernio. Con protagonistas tan maléficos no es necesario aportar más pruebas

Hemos llegado a tal grado de estulticia que la guerra cultural justifica cualquier barbaridad. Para los negacionistas, antivacunas y demás fauna terraplanista la ciencia nos confunde porque está al servicio de los poderosos. Un mensaje anticientífico que refuerza, a su vez, la antipolítica y ofrece a sus devotos el monopolio de la rebeldía. Una falacia que no dejaría de ser anecdótica si no nos fuera nuestra propia supervivencia en ello. Obviamente, no es una cuestión española. Tras la pandemia, la guerra de Ucrania y ahora el conflicto de Gaza, el mundo ha entrado en el “modo Milei” –en referencia a quien se postula como uno de los principales candidatos a la presidencia de Argentina—, caracterizado por la “ira en medio de la confusión”, como lo ha definido brillantemente Enric Juliana, el periodista que mejor enlaza historia y geopolítica.

Nos quieren ignorantes, dicen quienes proyectan su sesgo cognitivo hacia los demás para provocar otro sesgo, de confirmación, inmune a la refutación. Un buen caldo de cultivo para forjar nuevas supersticiones y reforzar prejuicios, buscando culpables para eludir respuestas adecuadas. Y el mejor alimento del populismo, que permite a personajes histriónicos cabalgar a lomos de la ira y de la confusión.

La libertad de expresión es sagrada. No hay más límite que el derecho penal. Y todas las personas son respetables. Pero, evidentemente, no todas las opiniones son igual de aceptables. Cada vez es más necesario verificar la información. Cuestionar la ciencia, degradar la educación y abrazar la desinformación supone un fracaso como sociedad y conduce a nuestra autodestrucción. Mantener el estado de derecho y un planeta habitable nos exige estar alerta.

Entradas Recientes

El centro de la UCLM donde se mima y estudia el patrimonio musical

24 de mayo de 2024

Expertos del sector y políticos debaten en la UCLM sobre la importancia de Europa en el campo

23 de mayo de 2024

EXPOSICIÓN “INSTANTES DECISIVOS”, DE LA COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS DEL ACADÉMICO JULIÁN CASTILLA

22 de mayo de 2024

Los soñadores de la Justicia

14 de mayo de 2024

Una tregua de paz para la Olimpiada de París

24 de abril de 2024

Pastor presenta su ‘Música a ciegas’ en Ciudad Real

17 de abril de 2024

Publicaciones: 40 años de legislación en Castilla- La Mancha

17 de abril de 2024

La Academia

12 de abril de 2024

Paren esas guerras de una vez

12 de abril de 2024

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nos quieren ignorantes

Los datos de carácter personal obtenidos a través del sitio web www.uclm.es serán tratados conforme al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y al Código de Conducta de Protección de Datos de Carácter Personal de la Universidad de Castilla-La Mancha. Asimismo, se adoptan las medidas de índole técnica y organizativa necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.

 

Responsable del tratamiento

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), CIF Q1368009E, en el ámbito de sus competencias, presta el servicio público de la educación superior, mediante la docencia y el estudio, la investigación, la transferencia de conocimiento a la sociedad, la difusión de la cultura y la extensión universitaria.

Para la consecución de estos fines, se necesita obtener de los interesados datos de carácter personal y tratarlos de forma confidencial, quedando incorporados a la actividad de tratamiento de la UCLM que en cada caso corresponda.

Los interesados pueden consultar la relación actualizada de las actividades de tratamiento que la UCLM realiza.

 

Delegado de protección de datos

La UCLM ha nombrado a un delegado para la protección de los datos personales, quien, además de asesorar al responsable del tratamiento, supervisar el cumplimiento de la normativa reguladora de esta materia y ser el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, tiene la función de facilitar a los interesados el ejercicio de los derechos que les asisten. Sus datos de contacto son:

Universidad de Castilla-La Mancha

Campus de Albacete

Plaza de la Universidad nº 2, 02071-Albacete

Correo electrónico: proteccion.datos@uclm.es

 

Finalidad de los tratamientos

La finalidad de los tratamientos de datos personales que realiza la UCLM se pueden consultar en el registro de actividades de tratamiento.

 

Base jurídica de los tratamientos

La UCLM tratará los datos personales para la prestación del servicio público de la educación superior, para la prestación de otros servicios relacionados con este fin y para el cumplimiento de obligaciones legales. Asimismo, podrá tratar datos cuya finalidad requiera el consentimiento informado del interesado, quien habrá de prestarlo mediante una clara acción afirmativa.

Se puede consultar la base jurídica de los tratamientos que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Conservación de los datos personales

Los datos personales que trata la UCLM se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que fueron obtenidos, pudiéndose conservar también para la resolución de las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de su tratamiento y con fines de archivo administrativo.

Se puede consultar el plazo de conservación de los datos personales en el registro de actividades de tratamiento.

 

Comunicación de los datos personales

Como regla general, los datos personales no se comunicarán a terceros sin el previo consentimiento de los interesados, salvo que exista una obligación legal y en los supuestos regulados en el artículo 13 del Código de conducta de protección de datos personales en la Universidad de CastillaLa Mancha.

Se puede consultar las comunicaciones de datos personales que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Procedencia de los datos

Salvo excepciones, los datos personales son facilitados por los propios interesados o sus representantes.

Se puede consultar la procedencia de datos personales que trata la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Derechos de los interesados

Los interesados pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y limitación al tratamiento, y a la portabilidad de sus datos personales, a la oposición a su tratamiento y, en su caso, a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, dirigiendo un escrito al Delegado de Protección de Datos de la UCLM, a la dirección de contacto arriba indicada, acompañando una copia del DNI o documento equivalente que acredite su identidad.

Asimismo, los intersados tienen derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su dirección postal en la calle Jorge Juan nº 6, 28001-Madrid, o a través del siguiente enlace a su sede electrónica.

Suscripción a nuestro boletín

Rellena este formulario para recibir nuestras noticias directamente en tu email.