Skip to content
Paisaje, Caza y Dignidad
Publicado por Luis Arroyo Zapatero 
el 23 de septiembre de 2021
Foto: JM Díaz Ropero

Se suele pensar que el paisaje es el que es y que está donde está, aunque no lo miremos. No es así, sin mirada no hay paisaje. Mirar requiere algo más que ver, reclama comprender y caracterizar lo que se mira. Es un asunto moderno, propio del tiempo del romanticismo. Ortega y Gasset se dolía en su famoso prólogo al libro de Yebes del retraso hispano en la elaboración científica de nuestro paisaje. Se ha dicho con acierto que en nuestro país la valoración del paisaje es obra de Giner de los Ríos y de la Institución Libre de Enseñanza. En efecto, Guadarrama estaba ahí siempre, pero fueron ellos quienes lo “descubrieron”. Luego, por su peso, el paisaje termina conformando la identidad de las gentes de un territorio, mucho más de lo que creemos.

El paisaje de Castilla-La Mancha es bien variado, pero puede resumirse en dos, que se ven si se miran a derecha a izquierda del viaje desde Madrid al sur, sea por la línea más recta, que es la línea del AVE, que se sobremonta en la gran calzada romana, o en el coche por la nacional IV. A un lado los prados de la mies verde desde enero y, ahora más que nunca,de olivos por casi todas partes. Desde la primavera, mientras que los campos maduran camino del infierno de nuestro verano las praderas de viñas verdes y jugosas constituyen nuestro campo, que con la otoñada se transformará en dorado. Ese paisaje, el de un horizonte sin fin, el que han cantado nuestros poetas y el que sentimos como lo nuestro.

Pero si el viajero camina hacia el sur y dirige la derecha su mirada se encontrará el majestuoso espectáculo de una selva verde espectacular con más matorral que árboles, no levantando estos más que la copa de una encina. Son los Montes de Toledo y de Ciudad Real, una selva extraordinaria de jara, robles, alcornoques, quejigos y encinas con añadido de pinos, casi todos plantados ya desde hace una eternidad. En otro tiempo fue territorio propicio para carboneros y selvicultores, amparados por una suerte de Guardia civil de antigua compostura: la Santa Hermandad. Hoy todo este territorio de rañas y sierras es nuestro mundo más propio, no solo geológico como bien saben los vulcanólogos, sino también lo que constituye nuestra singularidad: personas de monte. Toda nuestra gente de los términos y caseríos de ese inmenso territorio con tierras de muy limitado rendimiento agrícola, que apenas sirve a la ganadería, se ocupan en toda labor posible, y una muy principal es la caza, ya como emprendedores, como trabajadores fijos o eventuales, como escenario del turismo. La caza es la tercera o cuarta industria de provincias como Ciudad Real o Toledo.

El paisaje genera valores e identidades como expresaron Eduardo Martínez de Pisón, Nicolás Ortega Cantero o Emilia Martínez Garrido. Así lo formuló para nuestra gente Antonio Rodríguez Huéscar con su Hombre de Montiel. a la identidad de los manchegos pertenece el valor de la uva, de las bodegas y del vino. Aquí se entiende de modo natural aquello de que el vino es fruto de la vid y el trabajo del hombre, que yo le oí decir a José Bono en Valdepeñas y creí que era cosa suya. Recuerdo bien la reacción de los manchegos cuando a una ministra se la ocurrió prohibir la publicidad del vino. No solo se trataba de economía si no de dignidad. Este es el punto, inclusive para los que no beben vino.

Pero si el viajero mira en su carrera hacia la izquierda se inserta en la selva mediterránea, el territorio de la caza, descrito como tal ya desde Alfonso Onceno. Son decenas de miles los que llegado el 12 de octubre se afanan por la caza en un sin vivir. No es interés, ni placer, ni diversión, ni disfrute, no, es sentirse del campo y ese campo decía Ortega y Gasset es verdaderamente tal cuando se trata del campo en que actúa el cazador, insertado en él. La condición de cazador se siente desde el paisaje en nuestros pueblos y en cualquiera de las posiciones: escopeta de postín, escopeta negra, postor, ojeador, tirador, señor de perro, señor de rehala. A todos el paisaje atribuye identidad y, por ello, dignidad. Así que nadie debe asombrarse de que la continua adopción de medidas legislativas que restringen, limitan y amenazan la dignidad de los cazadores, termine minando la moral de todos contra los que amenazan lo nuestro.

Mientras que lo del vino fue un error, que se corrigió, en esta ocasión no lo es, impera el dogmatismo más extremo. Desde un Ministerio entero que parece un museo de los horrores, que en vez de ocuparse de luchar contra las muchas discriminaciones que se sufren organiza y programa decisiones sectarias y arbitrarias al amparo del bienestar animal. Otro Ministerio, que tiene la noble responsabilidad de hacernos transitar al futuro, a una nueva era ecológica, no necesita para ello destruir el pasado y la tradición, se trate de la caza o de los toros, Algunos se alegran de estos males por razones políticas, pues conocen bien la reacción social cuando se toca la dignidad de la gente: nadie queda en el centro, la rabia siempre se hace con casi todos.

Entradas Recientes

El cardenal ilustrado: 300 años del nacimiento de Lorenzana

26 de septiembre de 2022

Presentación del libro «El hombre de Montiel», de Antonio Rodríguez Huéscar, por José María Barreda

9 de julio de 2022

La academia del saber y la experiencia al servicio de todos

9 de julio de 2022

Intervención Autoridades – Pleno de Fundación de la Academia de las Ciencias Sociales y Humanidades

9 de julio de 2022

Sesión Constitutiva del Pleno de Fundación de la Academia de las Ciencias Sociales y Humanidades

9 de julio de 2022

Raimundo Drudis, el director (1930-2022)

7 de julio de 2022

Paisaje cultural, literario y patrimonio territorial como destino turístico en la comarca de La Mancha

18 de junio de 2022
13 de junio de 2022

Acertar con los premios

13 de junio de 2022

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Paisaje, Caza y Dignidad

Los datos de carácter personal obtenidos a través del sitio web www.uclm.es serán tratados conforme al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y al Código de Conducta de Protección de Datos de Carácter Personal de la Universidad de Castilla-La Mancha. Asimismo, se adoptan las medidas de índole técnica y organizativa necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.

 

Responsable del tratamiento

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), CIF Q1368009E, en el ámbito de sus competencias, presta el servicio público de la educación superior, mediante la docencia y el estudio, la investigación, la transferencia de conocimiento a la sociedad, la difusión de la cultura y la extensión universitaria.

Para la consecución de estos fines, se necesita obtener de los interesados datos de carácter personal y tratarlos de forma confidencial, quedando incorporados a la actividad de tratamiento de la UCLM que en cada caso corresponda.

Los interesados pueden consultar la relación actualizada de las actividades de tratamiento que la UCLM realiza.

 

Delegado de protección de datos

La UCLM ha nombrado a un delegado para la protección de los datos personales, quien, además de asesorar al responsable del tratamiento, supervisar el cumplimiento de la normativa reguladora de esta materia y ser el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, tiene la función de facilitar a los interesados el ejercicio de los derechos que les asisten. Sus datos de contacto son:

Universidad de Castilla-La Mancha

Campus de Albacete

Plaza de la Universidad nº 2, 02071-Albacete

Correo electrónico: proteccion.datos@uclm.es

 

Finalidad de los tratamientos

La finalidad de los tratamientos de datos personales que realiza la UCLM se pueden consultar en el registro de actividades de tratamiento.

 

Base jurídica de los tratamientos

La UCLM tratará los datos personales para la prestación del servicio público de la educación superior, para la prestación de otros servicios relacionados con este fin y para el cumplimiento de obligaciones legales. Asimismo, podrá tratar datos cuya finalidad requiera el consentimiento informado del interesado, quien habrá de prestarlo mediante una clara acción afirmativa.

Se puede consultar la base jurídica de los tratamientos que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Conservación de los datos personales

Los datos personales que trata la UCLM se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que fueron obtenidos, pudiéndose conservar también para la resolución de las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de su tratamiento y con fines de archivo administrativo.

Se puede consultar el plazo de conservación de los datos personales en el registro de actividades de tratamiento.

 

Comunicación de los datos personales

Como regla general, los datos personales no se comunicarán a terceros sin el previo consentimiento de los interesados, salvo que exista una obligación legal y en los supuestos regulados en el artículo 13 del Código de conducta de protección de datos personales en la Universidad de CastillaLa Mancha.

Se puede consultar las comunicaciones de datos personales que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Procedencia de los datos

Salvo excepciones, los datos personales son facilitados por los propios interesados o sus representantes.

Se puede consultar la procedencia de datos personales que trata la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Derechos de los interesados

Los interesados pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y limitación al tratamiento, y a la portabilidad de sus datos personales, a la oposición a su tratamiento y, en su caso, a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, dirigiendo un escrito al Delegado de Protección de Datos de la UCLM, a la dirección de contacto arriba indicada, acompañando una copia del DNI o documento equivalente que acredite su identidad.

Asimismo, los intersados tienen derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su dirección postal en la calle Jorge Juan nº 6, 28001-Madrid, o a través del siguiente enlace a su sede electrónica.

Suscripción a nuestro boletín

Rellena este formulario para recibir nuestras noticias directamente en tu email.