Skip to content
La inflación del Gobierno
Publicado por Ángel Luis López Villaverde 
el 6 de octubre de 2023
EL DIAdigital.es

Por Ángel Luis López Villaverde

Publicado en EL DIAdigital.es el 3 de octubre de 2023

Vivimos una inflación de información. La dependencia de las redes sociales, tan propicias para la circulación de bulos y noticias falsas, conduce a la llamada “infoxicación”. Demasiada información dificulta estar bien informados. A lo que hay que sumar otras taras de la era de la posverdad en que nos hemos instalado, las denominadas “burbujas epistémicas” y “cámaras de eco”. Son sintagmas a los que nos tendremos que acostumbrar porque explican muy bien los grupos herméticos, que se encierran en unas creencias y escuchan sólo las voces que les interesan, en el primer caso, y llegan a excluir a las que desprecian explícitamente, en el segundo.

Las burbujas aíslan y otorgan espacios de confort. En su seno se reafirman prejuicios y convicciones. Someterlos a examen, con argumentos discrepantes, resulta molesto. No están los tiempos para ello. Y, por bizarras que parezcan, las noticias que ratifican nuestros sesgos cognitivos adquieren rápidamente la credibilidad negada a las perjudiciales. No hace falta ni contrastarlas. Que la realidad no estropee un buen titular.

Posverdad, era digital y guerra cultural son fenómenos que se retroalimentan. La batalla que mantiene la ultraderecha contra los valores progresistas y democráticos no da tregua y trasciende el marco nacional y europeo. Ha elaborado una narrativa que incluye en el mismo combo su denuncia contra el “falso” feminismo y contra el “lobby” LGTBi, su negación del cambio climático y su criminalización de la inmigración. Unos valores que vinculan, en su jerga, al adoctrinamiento de la dictadura “progre” o “de las minorías”. Una lucha cuyo campo preferido son las redes sociales y los medios de comunicación. Es la llamada “fachosfera”, una potente “cámara de eco”, que en España se acompaña de una retórica “antisanchista” y se reviste de un revisionismo de la memoria democrática como remate del pack. En ese maremágnum, cualquier desgracia se le endosa al “felón”, por acción u omisión, sea una pandemia, un volcán o una cesta de la compra desbocada. Da igual que sea un fenómeno global. ¡Qué importa! Los malos tragos se digieren mejor si se envuelven en un buen sucedáneo o en un placebo. Las teorías de la conspiración permiten superar la impotencia de un mundo cuya comprensión se nos escapa, sean las relaciones entre humanos o con la Naturaleza. Así se encaja mejor la subida del aceite de oliva, del gas o del gasoil. Y, aunque sea cada vez más intergeneracional, este relato cala con especial intensidad entre los jóvenes, al presentarse como transgresor y rebelde.

Este preámbulo viene a colación de una conversación telefónica mantenida recientemente. Llamé a una de las gestorías con las que tengo relación para saber cuánto me subiría la prima de un seguro, cuya renovación se acerca. Me contestaron que se incrementará lo básico: la “inflación del gobierno”. No sé exactamente con quién hablé, pues no reconocí la voz. Pero me quedé en shock. “Inflación” significa abundancia excesiva, en una de las acepciones que reconoce la RAE; y una elevación del nivel general de precios, en su significado económico. En esta segunda, ha sido habitualmente considerada un impuesto, calificado de “oculto” o “de los pobres”. Nunca había oído esa expresión, con una frase preposicional que actúa de complemento del sustantivo “inflación”: “del gobierno”. Pero para eso están las burbujas. Y alimentada, en este caso, por una opción política que necesitaba echar a gorrazos a un presidente tachado de “ilegítimo”, para darle más credibilidad al argumentario.

Que me perdonen los economistas porque hablaré en román paladino, al no ser uno de ellos. La inflación puede deberse a factores de oferta –al incremento de los costos, de los “inputs”— o de demanda –cuando las ventas superan la capacidad de producción—. Los gobiernos pueden controlarla a través de la política monetaria, recurriendo a la emisión de moneda o tocando los tipos de interés. No obstante, tanto el Ejecutivo español como el de cualquier otro de país de la eurozona tiene muy limitado su margen de maniobra en este campo, pues aquélla depende del Banco Central Europeo, que es quien sube o baja los tipos de interés o de cambio. Que se lo digan a los hipotecados con hipotecas variables. Los gobiernos pueden reducir precios bajando determinados impuestos indirectos, como el IVA. Es lo que ocurrió el año pasado durante unos meses con los carburantes y sigue vigente con alimentos de primera necesidad. Sin embargo, no pueden tocar el precio del dinero o la emisión de euros. No es su competencia. Por tanto, se puede hablar de medidas gubernamentales para controlar la inflación, pero no existe la “inflación del gobierno”. Evidentemente, mi seguro sube porque lo ha hecho el IPC. Y en España se ha incrementado por debajo de la media europea. Lo que me dice mi agente de seguros es grotesco. Pero para qué voy persuadirle de que corrija tal despropósito si es fruto de un mantra que, de tanto escucharlo, ha transmutado en veraz. Por su formación, mi gestor debiera saber que le sobra la frase proposicional en la justificación de mi nueva tarifa. No obstante, estará encerrado en una “cámara de eco” de la que será incapaz de librarse. Y así se infla la burbuja. Otro cliente, al oírlo, lo dará por hecho y aumentará su indignación contra “Falconetti”, otro de los apodos más top de la “fachosfera”.

Los políticos saben que vivimos en burbujas epistémicas. Las explotan y, si es menester, las crean. Acabamos de tener un claro ejemplo. El candidato cuya investidura ha rechazado el Congreso ha convertido la necesidad en virtud y presentado su derrota parlamentaria con un falso dilema, confundiendo deseo con realidad: que no gobierna porque no quiere, no porque no puede. Basta con recordar la intervención del portavoz del PNV para desmontarlo. Una táctica de la confusión que estrenó desde su desembarco en la presidencia de su partido, diciendo que el Gobierno –al que los suyos venían tildando de “ilegítimo” desde su génesis— se estaba “forrando” con la recaudación de los impuestos a causa de la inflación. Sabía que era un argumento falaz, pero persuasivo. Venía de haber presidido durante trece años una Comunidad Autónoma que, de haber ocurrido lo que denunciaba, se hubiera “forrado” igualmente. Buscaba crear el marco adecuado. Y lo consiguió. ¿Cómo no va a hablar mi agente de seguros de “inflación del gobierno” si el inquilino de La Moncloa “se ha forrado”. Desde ese momento, pasa a ser un “impuesto del gobierno”. Uno más. Y así, a base repetir noticias con apariencia de realidad, pero que no eran reales, para diferenciar a los españoles “buenos” de los “malos” ha logrado una inflación de aplausos entre los suyos, pero ha fracasado en su principal propósito, la presidencia del Ejecutivo. Tras la derrota parlamentaria, ha seguido insistiendo en su victoria electoral. Impasible el ademán, dice que ha salido fortalecido. Efectivamente, se ganado una segunda oportunidad en caso de repetición electoral o de estrangulamiento de la legislatura. No es poco, visto lo visto, tras la primera digestión de la noche electoral. Pero la legislatura podría alargarse más de lo previsto. Y fuera del poder hace frío. Demasiado. Su antecesor fue despedido con un solemne aplauso en sede parlamentaria, tras ser “embestido” por los suyos, que perdieron la paciencia y lo ejecutaron políticamente en plaza pública. A quien hoy aplauden mañana pueden repudiar u olvidar. Es ley de la política, con minúsculas. Que se hayan sucedido tres presidentes en cinco años al frente la principal organización de la derecha española supone una inflación de cargos para un partido “de orden”. Un número muy por encima de sus posibilidades.

Entradas Recientes

El centro de la UCLM donde se mima y estudia el patrimonio musical

24 de mayo de 2024

Expertos del sector y políticos debaten en la UCLM sobre la importancia de Europa en el campo

23 de mayo de 2024

EXPOSICIÓN “INSTANTES DECISIVOS”, DE LA COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS DEL ACADÉMICO JULIÁN CASTILLA

22 de mayo de 2024

Los soñadores de la Justicia

14 de mayo de 2024

Una tregua de paz para la Olimpiada de París

24 de abril de 2024

Pastor presenta su ‘Música a ciegas’ en Ciudad Real

17 de abril de 2024

Publicaciones: 40 años de legislación en Castilla- La Mancha

17 de abril de 2024

La Academia

12 de abril de 2024

Paren esas guerras de una vez

12 de abril de 2024

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La inflación del Gobierno

Los datos de carácter personal obtenidos a través del sitio web www.uclm.es serán tratados conforme al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y al Código de Conducta de Protección de Datos de Carácter Personal de la Universidad de Castilla-La Mancha. Asimismo, se adoptan las medidas de índole técnica y organizativa necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales tratados.

 

Responsable del tratamiento

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), CIF Q1368009E, en el ámbito de sus competencias, presta el servicio público de la educación superior, mediante la docencia y el estudio, la investigación, la transferencia de conocimiento a la sociedad, la difusión de la cultura y la extensión universitaria.

Para la consecución de estos fines, se necesita obtener de los interesados datos de carácter personal y tratarlos de forma confidencial, quedando incorporados a la actividad de tratamiento de la UCLM que en cada caso corresponda.

Los interesados pueden consultar la relación actualizada de las actividades de tratamiento que la UCLM realiza.

 

Delegado de protección de datos

La UCLM ha nombrado a un delegado para la protección de los datos personales, quien, además de asesorar al responsable del tratamiento, supervisar el cumplimiento de la normativa reguladora de esta materia y ser el punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos, tiene la función de facilitar a los interesados el ejercicio de los derechos que les asisten. Sus datos de contacto son:

Universidad de Castilla-La Mancha

Campus de Albacete

Plaza de la Universidad nº 2, 02071-Albacete

Correo electrónico: proteccion.datos@uclm.es

 

Finalidad de los tratamientos

La finalidad de los tratamientos de datos personales que realiza la UCLM se pueden consultar en el registro de actividades de tratamiento.

 

Base jurídica de los tratamientos

La UCLM tratará los datos personales para la prestación del servicio público de la educación superior, para la prestación de otros servicios relacionados con este fin y para el cumplimiento de obligaciones legales. Asimismo, podrá tratar datos cuya finalidad requiera el consentimiento informado del interesado, quien habrá de prestarlo mediante una clara acción afirmativa.

Se puede consultar la base jurídica de los tratamientos que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Conservación de los datos personales

Los datos personales que trata la UCLM se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que fueron obtenidos, pudiéndose conservar también para la resolución de las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de su tratamiento y con fines de archivo administrativo.

Se puede consultar el plazo de conservación de los datos personales en el registro de actividades de tratamiento.

 

Comunicación de los datos personales

Como regla general, los datos personales no se comunicarán a terceros sin el previo consentimiento de los interesados, salvo que exista una obligación legal y en los supuestos regulados en el artículo 13 del Código de conducta de protección de datos personales en la Universidad de CastillaLa Mancha.

Se puede consultar las comunicaciones de datos personales que realiza la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Procedencia de los datos

Salvo excepciones, los datos personales son facilitados por los propios interesados o sus representantes.

Se puede consultar la procedencia de datos personales que trata la UCLM en el registro de actividades de tratamiento.

 

Derechos de los interesados

Los interesados pueden ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y limitación al tratamiento, y a la portabilidad de sus datos personales, a la oposición a su tratamiento y, en su caso, a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, dirigiendo un escrito al Delegado de Protección de Datos de la UCLM, a la dirección de contacto arriba indicada, acompañando una copia del DNI o documento equivalente que acredite su identidad.

Asimismo, los intersados tienen derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, a través de su dirección postal en la calle Jorge Juan nº 6, 28001-Madrid, o a través del siguiente enlace a su sede electrónica.

Suscripción a nuestro boletín

Rellena este formulario para recibir nuestras noticias directamente en tu email.